viernes, 20 de febrero de 2015

Porsche 914/6: el "patito feo"


En esta ocasión os traigo uno de los modelos más discutidos de la historia. A pesar de su mala fama, el 914 fue un coche con el suficiente valor como para forjar su propia leyenda.
A finales de 1960 Volkswagen y Porsche no se encontraban en sus mejores momentos y ambos necesitaban un nuevo modelo. En abril de 1969 se fundó la empresa VW-Porsche-Vertriebsgesellschaft mbh,con cinco millones de marcos de la RFA. Porsche tenía que reemplazar por la parte inferior de su gama, al 912 y Volkswagen necesitaba adicionar un modelo deportivo para reemplazar al obsoleto Karmann Ghia, por lo que decidieron realizar una plataforma común que pudiera albergar indistintamente el motor bóxer de 4 cilindros de Volkswagen y el ‘6 plano’ del 911. Su responsable, Ferdinan Piëch (sobrino del Dr. Ferry Porsche) fue el encargado del desarrollo y estudio del proyecto 914.


Se partía de un pliego de condiciones bastante sencillo. Aparte de la elección de las dos plantas motrices, como hemos indicado anteriormente, su localización debía de ser central trasera como estaba impuesta la moda en los deportivos, en un principio por el sofisticado y carísimo Lamborghini Miura y seguida por el ultraligero y efectivo Lotus Europa. Ésto obligaba a dejar reducido el número de plazas a dos, contra la tradición de Porsche con los 2+2. En cambio, con ello se conseguían dos portaequipajes relativamente amplios, tanto delante como detrás. El techo era desmontable como en los Targa, pero sus líneas generales no eran muy agraciadas. El mayor problema de todos era el alto costo de fabricación de esta plataforma, que tuvo un efecto negativo sobre las ventas, especialmente en el caso del 914/6 en que su precio final era ligeramente inferior al de un 911 T. Los 914/4 tenían motor tetracilíndrico 1.7 ó 1.8 mientras que los 914/6 usaban el 2.0 bóxer de seis cilindros. La idea inicial era vender el 914/4 como Volkswagen y el 914/6 como Porsche, pero se aceptó la denominación “VW-Porsche”.También existió una versión de carreras, 914/6 GT, y dos prototipos denominados 914/8 con 300 CV de potencia.


Resueltas las diferencias en cuanto a temas comerciales, se presenta el 914 en el Salón de Frankfurt el 11 de Septiembre de 1969. Se trataba del primer deportivo alemán fabricado en serie con motor central. Era un targa coupé de menos de 1.000 kg de peso, con motores que iban de 80 a 110 CV y propulsión trasera. Este producto fue distribuido por ambas marcas.


El éxito del 914/4 perjudicó a la imagen de Porsche, pues el 914 empezó a conocerse por la prensa como el Volksporsche o “El Porsche del pueblo”. A pesar de las prestaciones que daba el 914/6 a duras penas fue aceptado por los porschistas. Era sólo un poco más barato que el 911, no consiguiendo por ello expandir significativamente su cartera de clientes .
Se produjeron 115.631 unidades del 914/4, mientras que del 914/6 sólo salieron de fábrica 3.338 unidades y a día de hoy es uno de los Porsche más demandados por los coleccionistas. En Estados Unidos sólo se vendió con marca Porsche, aunque tuviesen el motor básico. Ello se debía a la mala percepción de la marca Volkswagen en EEUU, que podría lastrar las ventas.


Al modelo 914/6 no le podía faltar una versión de competición que fue el denominado 914/6 GT. De éste sólo se fabricaron oficialmente 38 unidades, pero como en aquellos años Porsche era un constructor ‘semiartesanal’, a sus clientes más fieles les hacían vehículos a su medida mezclando motores, sistemas de frenado, etcétera. Por ello, no es raro encontrarnos un 914 que pueda montar de fábrica motores de 2,4 y hasta de 2,7 litros.
Como prueba señalaremos que la misma fábrica vendía el kit M471 que consistía en el ensanchamiento de las aletas delanteras y traseras, llantas Fuchs de 15” de diferentes medidas de garganta y paragolpes de fibra de vidrio con una apertura especial para el radiador de aceite.


Como buen Porsche, participó con diferentes preparaciones en acontecimientos deportivos tan diversos como el Rally de Montecarlo...



...Campeonato IMSA/GTU americano...


...o las 24 Horas de Le Mans, donde en 1970 terminó 1º en la categoría GTS y 6º de la clasificación general.



Y será éste último el que vamos a intentar reproducir.



Para ello voy a partir de una carrocería que me facilitó Darío de www.unotreintaidos.es/ hace unos años. Aunque los aletines son correctos para la versión "de calle", en el modelo que corrió en Le Mans los traseros eran algo diferentes, un poco más redondeados, pero la verdad, los voy a dejar como están.


Le doi una imprimación con blanco Vallejo y cuatro manos de blanco Faskcolor, como siempre.


Antes de continuar, le añado los tirantes de las ventanillas.


Darío no imprime en blanco, asi que recorto las calcas y aprovecho el color base como "tinta blanca".


Luego pinto de negro el resto de la zona para que quede todo homogeneo, y con un pincel fino remarco este mismo color por encima de la propia calca. La verdad es que queda bastante resultón.


Por último le añado el resto de las calcas.


Para hacerle la luz del techo, copio un led, saco una copia en resina y recorto la parte superior. Pinto en plata y rojo translúcido. La base en negro.


Hago un agujero en el centro del techo y la coloco.


Preparo una llantas Fuchs que compré en un Foroslot en Madrid y les recorto la garganta donde va el eje para que quepa todo bajo el coche.


Prepraro un chasis en resina y "recoloco" los distintos elementos: soportes de motor, ejes, soportes ...


Una vez recolocado, lo monto con la carrocería.


Con unas hojas de acetato transparente le preparo los cristales.


Y le adapto una bandeja del Peugeot 106 en resina para hacer el habitáculo.


Para que quepa todo sin problema tengo que recolocar el motor, bajando el soporte 3 milímetros.


Le preparo unos faros supletorios en resina transparente con una gota de amarillo translúcido en su interior.


Pinto las llantas en aluminio y las barnizo con laca Vallejo mate.


Para simular el escape, preparo un trozo de plástico (de una botella de Pepsi de 2 litros) y lo pego al chasis.


Le hago el agujero para el tornillo y le pego dos tubos. Lo pinto todo en aluminio.


Por último le preparo dos limpiaparabrisas en fotograbado.


Y una vez que está todo montado y colocado, el coche queda así ...


A los escapes les doy un filtro en marrón rojizo para simular suciedad y picaduras de óxido.


Espero que os haya gustado como he montado este "Patito feo".


Un saludo.
Paco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario